EN LA COMIDA

Todo lo que hacemos que consuma algún tipo de recurso tendrá un impacto en el medio ambiente, incluida la comida.

Este impacto se le conoce como Huella de Carbono, en inglés Carbon Footprint. Esta medida intenta representar ese consumo de recursos y el impacto en el medio ambiente, que a su vez influye en el cambio climático. (Sí, cada vez que vas a comer comida rápida cuenta)

Con el tema de la comida, podemos buscar esa Huella de Carbono por cada tipo de alimento, aquí vamos a comentar algunas, pero no solo tienes que pensar en la producción de esa comida, sino también en su origen, en su envasado (tanto el material como la forma), en los ingredientes...

Origen

Esto es algo bastante obvio, no contaminará tanto un tomate que ha sido producido en la misma provincia donde residimos que un tomate que viene desde un país vecino.

Ante esto nos encontramos con cosas que parecen contradictorias, como por ejemplo que las nueces de california, viniendo desde más de 9000km de distancia, sean más baratas que las nueces de producción nacional, pero es un esfuerzo que debemos hacer. Dentro de lo posible, busca el origen de un producto antes de comprarlo y compra el que tenga un origen más cercano a tu lugar de residencia.

Envases

Mucha de la comida que compramos la podemos comprar sin envases, el ejemplo más básico es la fruta, por ejemplo una naranja o banana, tienen una piel gruesa que las protege, no necesitas comprarlas en bandejas con plástico. Si necesitas comprar bastantes, siempre puedes usar bolsas de tela para ello.

Las verduras y las legumbres también las puedes comprar sin envase, hay bastantes tiendas, cada vez más, en las que puedes comprar a granel llevando tus bolsas y tarros, evitando así cientos de bolsas cada año.

Carne y pescado también puedes comprarlos sin envases, es más difícil porque los trabajadores de los comercios no sabrán cómo pesarlo o cogerlo, ya que están acostumbrados a poner en papel plastificado y luego envolver en plástico y ponerlo en otra bolsa de plástico... pero si llevas tu táper de cristal, con cierre hermético, pueden tarar el táper antes de poner la comida y así pesarte solo la comida. Luego ponen la etiqueta en el táper y listo.

Si lo que vas a comprar no lo puedes comprar a granel o con tus bolsas y envases, es mejor buscar un envase de aluminio, papel o vidrio, y evitar en lo posible el plástico. Los tres primeros se reciclan fácilmente pero los plásticos hay algunos que no se pueden reciclar.

Además, si quieres ser aún más eficiente y reducir tu huella de carbono en la elección del envase, elige un envase que aproveche al máximo el espacio, es decir, si compras una botella de aceite circular en lugar de una de forma cuadrada, estarás generando más impacto medioambiental que con la cuadrada, porque se pierde más de un 20% de espacio en esas "esquinas" que no tiene la forma circular. Ocupan lo mismo en la bandeja o palé pero entra menos producto, por lo que el carbono asociado a cada botella es mayor en las circulares que en las cuadradas.

Huella de carbono según tipo de alimento

Aquí hay muchísimos gráficos e infografías por Internet, yo voy a presentar uno que me parece interesante.

En este gráfico podemos observar el rango de impacto de algunos alimentos, esto es así porque dependiendo de cómo se produce, tendrá un impacto mayor o menor. Es interesante observar que si comes carne de vaca certificada con una producción responsable, el impacto es menor que un chocolate que no tenga certificación y que seguramente será de alto impacto. Dentro de los productos cárnicos, por si eres amante de la carne, es mejor tomar pollo y cerdo a tomar vaca y oveja (la oveja está en otro gráfico, y es la peor).

Podemos comparar también 20 alimentos comunes con lo que equivaldría a usar el coche.

Y otra forma de ver lo que "consume" nuestra comida es el agua que necesita, que también es un recurso valioso y muchas veces no sabemos lo que cuesta tener esa comida en el plato.

En la situación en la que nos encontramos, debemos cambiar de hábitos y nuestra dieta para reducir el impacto que hacemos por el simple hecho de comer.

Ante esto muchas personas dicen que las dietas vegetarianas y veganas son mejores, porque al no consumir productos cárnicos, el impacto de carbono es menor. En términos generales es cierto, aunque en los últimos años se ha creado un nuevo tipo de dieta conocida como climatariana (climatarian en inglés) donde se tienen en cuenta todos los aspectos de impacto medioambiental, huella de carbono y huella hídrica a la hora de comprar los alimentos.

No sirve de nada ser vegano pero comprar todos los alimentos en plástico, que vienen desde la otra punta del mundo con una huella de carbono superior a la de un pollo criado en suelo en una granja de tu provincia. Entiendo perfectamente que los animales no deberían sufrir para alimentarnos, pero tenemos que darnos cuenta de que más animales mueren y sufren por el cambio climático y nuestras decisiones de compra del día a día. Ser vegetariano o vegano está muy bien, pero creo que todos debemos ser climatarianos dentro de nuestra idea de alimentación (algunos consumiremos productos animales y otros no, pero con cabeza).

Madrid y alrededores

Ilustraciones de los temas: Marta Sierra

  • Telegram-icon
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon