ADAPTACIÓN

Principalmente las infraestructuras de los países y ciudades. Ahora mismo la mayoría no están adaptadas. Igual que durante años se adaptó la forma de construir edificios, para hacerlos más resistentes a terremotos, debemos empezar a adaptar la forma de urbanismo y priorizar lo más importante para prevenir inundaciones cuando llueve.

De la misma manera, las zonas de costa están en serios problemas, con el aumento del nivel del mar, muchas zonas pueden quedar anegadas de forma permanente, quizá hay que hacer como en los países bajos, que ganaron terreno al mar. Es eso o empezar a construir tierra a dentro y trasladarse, pero no empezar en 2030 o 2040, empezar ya.

Otro de los cambios necesarios es el tipo de fuente de energía que necesitamos, no podemos seguir dependiendo de combustibles fósiles y seguir empeorando el cambio climático, existiendo fuentes alternativas, las empresas de energía (algunas ya lo hacen) deberían invertir fuerte por las renovables.

Nuestra alimentación, esa es otra cosa en la que debemos adaptarnos, no solo el comprar a granel, para evitar envases y plásticos, sino también hacer una alimentación lo más respetuosa con el medio ambiente, ya no digo vegano o vegetariano, sino climatariano, término usado para las personas que basan su alimentación en una huella de carbono reducida y con menos impacto en el medio ambiente.

Otro tema igual al que adaptarse es la moda, si quieres haz los cálculos, para una camiseta de algodón 100% se necesitan aproximadamente 2700L de agua, entre la planta de algodón y el proceso... ahora cuenta las camisetas que tienes en el armario y que no usas. ¡Ah! Y mejor ni hablar de unos vaqueros. Si quieres imaginarlo, imagina 2700 tetrabriks de leche de 1L por cada camiseta que tienes.

Y así podríamos seguir. Adaptarse o morir, como dicen algunos. Y no, no tiene por qué ser necesariamente morir en el sentido más estricto, que también puede pasar, pero puede ser en otros, como, por ejemplo, cuando nuestras playas desaparezcan, esa frase de "hacer el agosto" quedará en el olvido, siendo el turismo casi un 15% del PIB (fuente), en ese momento ¿qué haremos? ¿invertir en ladrillo? Ja, ja, ja.

Sacrificios

Debemos adaptarnos, cambiar nuestra forma de vida, no es algo que se pueda cambiar simplemente comprando una actualización del ordenador o firmando una petición de Change.org, debemos hacer sacrificios, y debemos hacerlos en tres ámbitos:

  • Económicos: Debemos entender que adaptarnos no va a ser algo barato, y hay que asumirlo desde ya y no pensar que "bueno, quizá más adelante sale algo más barato", que sí, seguro que más adelante habrá más opciones y más económicas, pero el problema es que para eso debemos empezar ahora, no luego. Así que toca rascarse el bolsillo en algunas cosas y hacer este tipo de sacrificio, desde dejar de comprar algunos productos que vienen desde el otro lado del mundo y comprar algo más cercano (al menos de Europa), también cuando compras a granel, normalmente es orgánico y cuesta un poco más, pero es mucho mejor que comprar el producto que tiene 2 capas de plástico, etc.

  • Tiempo: Nuestro tiempo es lo más valioso, por eso el dicho de "El tiempo es oro", y con razón, porque ahora mismo nos estamos quedando sin tiempo para reaccionar y adaptarnos. Si debemos usar parte de nuestro tiempo en nuestro día a día en cosas como cocinar más o caminar al supermercado, ir en transporte público, etc, estamos sacrificando nuestro tiempo, pero debemos hacerlo. Uno de los sacrificios de tiempo que está teniendo más publicidad es "Flygskam" que viene a ser "la vergüenza de volar", por el alto impacto ecológico que tienen los aviones y cambiar a usar el tren o el autobús, al menos siempre que sea posible. Madrid-Barcelona, ve en AVE o Talgo en vez de usar el avión.

  • Hábitos: Nuestros hábitos y rutinas del día a día deben cambiar, adaptarse a un estilo de vida más sostenible, algunos de nuestros hábitos están diseñados para la comodidad y facilidad, pero si hacemos pequeños cambios y dejamos atrás nuestros hábitos de toda la vida y adoptamos unos más eficientes y ecológicos, son pequeños sacrificios que entre todos generarán un gran impacto. Un hábito por ejemplo es poner el aire acondicionado en 24ºC en verano en lugar de 19ºC, no necesitas notar "frío" necesitas no tener calor y 24ºC en camiseta no está mal. Y en invierno la calefacción, no necesitas tener el piso a 28ºC y estar sudando, ponte un jersery y deja la temperatura a 20ºC. Además, ahorrarás dinero.

En esta web encontrarás muchos más consejos e ideas para cambiar tus hábitos de vida y ser más sostenible y ecológico. Entre todos podemos hacer algo grande.

Madrid y alrededores

Ilustraciones de los temas: Marta Sierra

  • Telegram-icon
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon